lunes, 28 de marzo de 2011

Las galletas de la abuela

A veces las cosas más simples, las más sencillas... son las que mejores recuerdos te traen. Olores, sabores, sonidos... que te recuerdan a una época pasada, a un lugar concreto, a una persona... A mi me ocurre con las galletas, las galletas más simples que puedan existir, la auténtica galleta tostada, la de siempre... las que yo identifico como 'las galletas de la abuela'.



Ir a Burgos (nacía allí) y llegar a la casa de mis abuelos implicaba comer esas galletas y aunque parezca simple, que lo es, pasan los años, muchos años... cambian las circunstancias de la vida, los lugares, las personas... pero quedan los recuerdos, y esos son inamovibles. Y el mero hecho de comer esa simple galleta rememora en mi una etapa de mi vida llena de gratos, gratísimos recuerdos.




Esta ciudad mucho ha tenido que ver. Sus calles, su catedral, su río...









El Museo de la Evolución Humana, uno de los edificios más vanguardista de Burgos.



El paseo del Espolón, uno de los lugales más emblemáticos de Burgos





lunes, 21 de marzo de 2011

Cumpleaños de color

Este fin de semana hemos celebrado la fiesta de cumpleaños de mi sobrina. ¡Lo que he disfrutado preparando la fiesta! Menudo festival de colores...
Este año la temática estaba relacionada con los colores, los números, las vocales... un adelanto de lo que el próximo año verá en el cole.



La mesa principal, llena de color. Los banderines me parecieron una idea fantástica. Lo vi en la página web www.baballa.com, donde además te permite descargarlos. Una página llena de creatividad y con ideas muy originales.







La tarta. Bizcocho cubierto de chocolate con lacasitos por encima y alrededor unas barritas. Desde que la vi en Internet me encantó la idea. Ingredientes sencillos, llena de color y un sabor riquísimo. Lo tiene todo.



















En otra mesa puse el 'material escolar', pizarra, tizas, letras magnéticas, cuadernillos, cuentos... y muchas, muchas pinturas y rotuladores que hicieron las delicias de pequeños y grandes.












domingo, 13 de marzo de 2011

Escapada al Saja

Este fin de semana he viajado hasta Cantabria, en concreto a Sierra de Ibio, un pequeño pueblo dentro del Parque Natural de Saja donde la belleza y tranquilidad de la zona le convierten en un lugar ideal para el descanso.
Una vez más Cantabria me ha sorprendido. Qué razón tienen con el lema de 'Cantabria, infinita'. Para mí, lo es, tanto si eliges pueblos de la costa como si te sumerges en los amplios valles para descubrir pequeñas localidades como Sierra de Ibio. Qué tranquilidad, que sensación de paz, irrumpida únicamente por el balido de las ovejas, el rechinar de los caballos o el saludo de algún paisano que te cruzabas por el camino.











Desde Sierra de Ibio iniciamos una ruta por el valle de Cabuérniga donde visitamos distintos pueblos y parajes. Cada pequeña localidad merecía un parón en el camino, por su río, sus iglesias, su contacto permanente con la naturaleza, sus piedras o sus gentes. Ruente es un buen ejemplo.









Capítulo aparte merece Bárcena Mayor, que está considerado como el pueblo más antiguo de Cantabria. Declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1979 es una de las poblaciones más bellas. Sus calles empedradas, sus pintorescas y tradicionales casas y el entorno que lo rodea, junto a los rios Saja y Argonza, hacen de esta localidad un lugar de belleza excepcional.













Saliendo de Bárcena Mayor, se puede entrar a la Reserva Natural de Saja. Subir el alto de Palombares con la nieve a ambos lados de la carretera y los caballos pastando en libertad, merece mucho la pena.






Como colofón, una visita al emblemático Fontibre, lugar de nacimiento de un río, el Ebro, que da nombre a toda la Península.





lunes, 7 de marzo de 2011

Caminos del vino

Castilla y León es una tierra marcada por la diversidad vitivinícola. Presume de contar con nueve denominaciones de origen (Arlanza, Arribes, Bierzo, Cigales, Ribera del Duero, Rueda, Tierra de León, Tierra del Vino de Zamora y Toro), por lo que al recorrer sus pueblos y provincias es muy habitual encontrarte con estampas que despiertan los sentidos. En concreto, estos paisaje son de la zona de Cigales.








Al final del verano, los campos de Castilla se tiñen de ocres, marrones y anaranjados. Colores que nos recuerdan que en muy pocos días empieza la faena de la vendimia. El resultado, unos caldos exquisitos y un paisaje excepcional.








Conocida también como tempranilla, esta uva es la variedad principal de la zona
 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...